Flamigos: el temperamento del Campeón 

Con 30 grados de temperatura y con las galerías copadas de hinchas blancos y rojos, salieron a la cancha los dos mejores equipos de la categoría Junior en la Liga San José Domingo. Flamigos y Anglosajón, jugaron la definición del campeonato bajo un intenso calor que no frenó el ritmo que desde el inicio mostraron ambos equipos. Incluso, a ratos, y debido al alto vuelo futbolístico de las acciones, nos olvidamos que se trataba de un partido de fútbol amateur y comprobamos que esta era una gran final.  “Son lo mejor de la liga del domingo”, confesó un sincero jugador de Hugo Jara que desde el borde de la cancha, junto a sus compañeros, miraba atentos la finalísima de la cancha uno.

En el primer tiempo, Anglosajón elaboraba jugadas en las que todo el equipo tocaba el balón. La pelota rotaba rápido hacia los descuelgues organizados de los punteros. “Ataques construidos”, como les gusta decir a los expertos:  de izquierda a derecha y si necesitaban empezar nuevamente volvían atrás con pulcritud. Así fue como en una de esas lucidas acciones, en las que participaron repetidamente, Ignacio Guzmán y el enganche Matías Ayala,  resultó un golazo de Diego Israel que puso 1-0 para Anglosajón. Pero no lo olviden: esta fue una final en la que al frente estaba Flamigos, el Campeón del Apertura 2018, con chapa de equipo grande y con un carácter colectivo que da vuelta cualquier historia.  Así fue como en segundos, y sin más preámbulos, los rojos del Fla, equipararon el marcador mediante tiro penal de Nicolás Lucero, el goleador del Campeonato, decretando el 1-1 parcial. En el juego, Anglosajón parecía más lujoso y efectivo, y lo demostró en ese momento con un discutido penal que convirtió desde los doce pasos el 10 de los blancos, Matías Ayala. Ese era el  2-1 parcial con que terminó el primer tiempo.

En el complemento, imaginamos que las acciones serían parecidas. Pero, como decíamos, la final la jugó Flamigos y nada de lo que creíamos fue tan real como el 2-2 que anotó Nicolás Lucero, a diez minutos del final. Cerca del epílogo se observaba el agotamiento físico de Anglosajón, que sólo con arrestos individuales trataba de hacer daño en la portería de Flamigos.  Al parecer, sólo era cosa de minutos. Porque viniendo de atrás, Flamigos es el equipo más respetado del torneo. Y hubo un momento clave: Entra solo Franco Donoso, la figura de Anglosajón, dispuesto a un mano a mano con el arquero de Flamigos, Mauro Figueroa. El uno de Flamigos demostró su capacidad y sacó de la línea del arco el gol de la posible ventaja de Anglosajón. El arquero de Fla, no sólo fue clave en detener esa, la última ocasión clara de los blancos, además comenzó desde su posición a alentar a sus compañeros a ganar la gran final. Y Así fue. Lentamente empezó a aparecer el temple de los equipos que saben ganar títulos. Justo cuando ya no quedaba nada apareció la banda de oro de Flamigos: Gabriel Castillo, el central de los rojos, no perdió ningún duelo individual y mostró fiereza cuando no quedaban piernas. Pablo Sánchez, el volante central de Flamigos, comenzó a distribuir fútbol y a presionar a los rivales. Y así, desde atrás, apareció Leo Diaz que con un centro medido encontró al mejor jugador del Torneo, Daniel Salinas, en inmejorable posición para marcar el 3-2 final y señalar con propiedad el bicampeonato de Flamigos. “Estaba acalambrado y el DT me iba a sacar. Pero por esas cosas del fútbol me quedé en cancha y a la jugada siguiente vino mi gol de cabeza, con el que fuimos campeones. Somos un equipo sólido que desde 2009 estamos juntos. Hemos perdido otras finales, pero ahora sabemos como jugar este tipo de partidos”, reconoció con la calma del triunfo, Daniel Salinas, una de las figuras del año futbolístico en la Liga San José Domingo.